Estereotipos relacionados con el sexo

  1. El hombre siempre está preparado para mantener una relación sexual:

El hombre, igual que la mujer desea y elige si tener una relación sexual o decir no cuando no le apetezca; el sentirse obligado a cumplir “le hace esclavo”.

  1. El hombre siempre debe tomar la iniciativa en las relaciones.

Para el hombre implica tener la responsabilidad de la frecuencia de las relaciones sexuales en la pareja y además, le priva de la satisfacción que da el sentirse deseado.

  1. La mujer que lleva la iniciativa sexualmente es una mujer “mala”

La mujer buena es la virgen, pura e inhibida sexualmente, “digna de casarse con ella”. La “mala” es la mujer espontánea, más alegre y sana y que muestra su deseo natural de sexo. Detrás de esto, podemos encontrar el mito del hombre a que la mujer tome la iniciativa, ya que para él, es una exigencia de su virilidad.

  1. Relaciones sexuales es sinónimo de coito.

La relación sexual se reduce a encuentro entre pene y vagina, se olvida que todo el cuerpo. Sin embargo la piel de la persona es capaz de recibir, de dar y además, hay una parte afectiva y de deseo, de fantasía que se vivencia más allá del coito.

  1. La sexualidad es algo natural, no se debe hablar sobre ello.

Es necesario expresar lo que sentimos, comunicarnos abiertamente sobre lo que queramos que ocurra y lo que no para disfrutar plenamente de la sexualidad.

  1. Toda relación sexual debe acabar en penetración

Muchas parejas se tocan con menor frecuencia de la que realmente desean, por esta necesidad de llegar a un punto determinado, cuando a menudo lo que quieren es besarse, abrazarse y acariciarse algunas partes del cuerpo y demostrar pasión y cariño.

  1. Si dos personas se aman deben saber cómo satisfacerse mutuamente a nivel sexual.

El amor sin obligación facilita la comunicación sincera y a través de estas debemos comprender lo que el otro desea no solo corporal sino también afectivamente.

  1. Cuando la masturbación se da estando casados o en pareja es que hay conflictos sexuales.

El hecho de tener una pareja no significa que tengamos que renunciar a estar sexualmente con nosotros mismos. Para algunas parejas puede resultar excitante ver al compañero disfrutar de su cuerpo. El compartir este momento de intimidad sexual es un paso más de unión afectiva y sexual con nuestra pareja.

Deja un comentario