Liberarnos de viejos patrones

liberación

La infancia es una etapa de la vida menudo llena de lagunas mentales y de recuerdos modificados según lo que queremos recordar de ella. En esta etapa, sin embargo, está la clave del sufrimiento y de muchos de los conflictos de nuestra vida actual: nuestro presente es una repetición de nuestro pasado.

Las malas relaciones con nuestros padres, con nuestros hijos y con aquellas personas muy próximas a nosotros como parejas, hermanos, hacen sospechar que hay algo que resolver de la época en que nuestro carácter se formó. También la mala relación con uno mismo, los constantes reproches, sensaciones de poca valía o de no ser digno de ser amada, revelan la huella de reproches semejantes o desprecios experimentados en la infancia.

Así, una irritabilidad constante, dificultades con la expresión de la ira o la incapacidad de ejercer la sana agresividad para defendernos apuntan a conflictos en éste área cuando éramos niños. Cuando uno se asoma a la rabia infantil que subyace en todos nosotros, no tiene duda de que sin sanarla, hay poca esperanza de frenar la violencia de nuestra sociedad actual, o el aumento de los estados depresivos y la falta de vitalidad. En efecto, la depresión a menudo, oculta una represión de la agresividad que finalmente se dirige a la persona misma con consecuencias destructivas sobre su valía y capacidad de gestionar su vida.

“Nunca es tarde para tener una hermosa infancia”, Winnicot

El hecho de comprender que el daño recibido en la infancia fue la consecuencia de la imposibilidad por parte de nuestros padres, de salir de sus conflictos, nos hace mirar aquella época como algo desafortunado sin culpables, y nos libra del resentimiento y la disconformidad con la vida que nos ha tocado. Así nos podemos permitir dedicar nuestra energía a transformar nuestra vida en lugar de malgastarla en quejas que no cambian nada y nos hacen vivir en la insatisfacción. Es posible vivir y salir de nuestros patrones de conducta negativos y dejar de estar dominados por ellos.

L. Fernando Cámara

Desde el Ser Auténtico, te invitamos a conocer nuevas maneras de hacer, de llevar tu vida según tus propias ideas y valores, para ir dejando atrás aquello que no te pertenece y que no deseas seguir llevando en tu mochila.

Deja un comentario