Maltrato Prenatal

El maltrato prenatal se entiende como la “carencia del cuidado del propio cuerpo, de manera consciente o insconsciente (también el no seguimiento del embarazo), la ingesta de drogas o sustancias psicotrópicas por parte de la mujer durante el proceso de embarazo y tambén el producido indirectamente al bebé por la persona que maltrata a la mujer en el proceso de gestación”

Se entiende que una madre capacitada y estable inicia la relación afectiva y los cuidados y atención del futuro bebé antes del nacimiento. Una madre comportarse de manera inadecuada durante el proceso de gestación del bebé, lo que podría afectar al niño en gestación y al futuro bebé. Uno de los problemas puede venir por la utilización de drogas, lo que comporta una situación de alto riesgo tanto para la madre como para el feto y el futuro neonato.

Las drogas pasan a través de la placenta; hay un alto riesto de anomalías que se pueden producir durante la gestación. Hay que destacar la posibilidad de que se produzca una disminución del perímetro craneal, malformaciones congénitas, fragilidad y ruptura de los cromosomas, riesgo de infarto cerebral y anomalías a nivel neurológico. Además, hay que tener en cuenta el síndrome de abstinencia del neonato, asociado al consumo de drogas. También se ha detectado una mayor incidencia del sindrome de la muerte repentina del lactante.

Como problemas que surgen más tarde, hay estudios que señalan retrasos madurativos a nivel de crecimiento, alteraciones en el comportamiento, irritabilidad, agresividad, inestabilidad emocional, hiperactividad; estos síntomas también se pueden ver incfluenciados tanto a nivel positivo como negativo por el posterior entorno familiar de estos niños. Otros problemas asociados son: el alto riesgo de daño a nivel intergeneracional, es decir, a futuras generaciones a través de las malformaciones congénitas y/o genéticas, alteraciones neurológicas y el deterioro de la salud mental, hecho que predispone a nuevas adicciones.

Fumar durante el embarazo está relacionado con el aborto espontáneo, muerte neonatal, nacimiento del bebé con un menor peso, muerte repentina del lactante, aumento del riesgo de infecciones respiratorias en la infancia y adolescencia, retrasos en el desarrollo del lenguaje, problemas de aprendizaje, problemas de conducta, TDAH.

El consumo de cocaína, crack, heroína y cannabis se ha relacionada con el crecimiento intrauterio retardado, aborto espontáneo, parto prematuro, menor peso al nacer, síndrome de abstiencia neonatal, anomalías congénitas, daño cerebral, alteraciones cognitivas, de aprendizaje y comportamiento.

El consumo de bebidas alcohólicas puede general en el neonato el síndrome alcohólico fetal (SAF), que se caracteriza por el retraso en el crecimiento intrauterino, dificultades en el comportamiento, inestabilidad emocional, trastornos en la atenció, microcefalia, lafios finos con hundimiento del labio superior, nariz chata, etc.

Es por todo esto que desaconsejamos el consumo de cualquier sustancia tóxica durante el embarazo y la lactancia, si se opta por dar el pecho al neonato.

Deja un comentario