Pensamientos distorsionados, pensamientos que nos arrastran

A menudo tendemos a interpretar las situaciones que vivimos con otras personas de una manera limitada, las distorsionamos o las exageramos. Ante un hecho concreto, nos llega un pensamiento limitante, que nos hace sentir miedo, rabia, desconfianza: sentimientos que nos producen dolor y malestar.
Cuando esto sucede, podemos plantearnos una serie de preguntas que nos ayudarán a aclarar lo que pensamos y sentimos:

1. ¿Qué evidencia hay que apoye mi interpretación?
2. ¿Qué evidencia hay contraria a mi interpretación?
3. ¿Qué explicación alternativa hay a lo que está sucediendo?, ¿hay otros motivos, razones o sentimientos detrás de lo que está sucediendo?
4. ¿Hay excepciones, momentos en los que esto no es así?
5. Si estoy exagerando o mirando sólo una parte de la situación, ¿cómo podría describir la situación de forma más certera y completa?
6. Reescribe la situación utilizando las respuestas a las preguntas anteriores.

Este ejercicio nos puede ayudar vivir de forma diferente situaciones ante las que nos sentimos limitados.

Deja un comentario